Mezclando conceptos

El viernes empecé un nuevo curso en la Escuela de escritores. Algunos recordaréis que el año pasado estuve haciendo el primer curso del Itinerario de novela. El caso es que la teoría me gustó, pero el curso en sí no lo suficiente como para seguir. Sobre todo porque me sentía bastante fuera de lugar. Al terminar el año lectivo en la escuela me dije que al año siguiente, si me veía con ánimos, haría el curso que tenían sobre Literatura fantástica. Ahí estaría más en mi elemento.

La sorpresa fue descubrir que lo que antes era un curso ahora se ha convertido en un Itinerario de literatura fantástica, también de tres años de duración total. Y me gustó mucho la idea. De modo que el viernes lo empecé y tiene muy buena pinta.

Nos mandaron un ejercicio para hacer allí mismo. Cada uno de los alumnos tuvimos que escribir en papelitos nombres de dos seres fantásticos y luego de dos objetos cotidianos. Después, cada uno cogió un papelito de la “urna” (vaso de plástico) de los seres y otro de la de los objetos. La tarea consistía en, si podíamos, fusionar ambos conceptos en un ser único y presentarlo al resto de la clase mediante un breve relato que no tenía por qué ser redondo (es decir, no tenía por qué tener la clásica estructura de introducción-nudo-desenlace). Si los conceptos extraídos al azar eran imposibles de mezclar teníamos que hacer que al menos interactuaran. No había terminado el profesor de explicar el ejercicio cuando yo ya había empezado a escribir: lo tenía muy claro. Os dejo a continuación con el relato tal cual salió en el momento y, después, os digo los dos conceptos que me tocaron.


Ya al comprarlo tuve una sensación extraña. Necesitaba un secador para el pelo y no tenía tiempo para pararme a elegir, así que cogí uno de una marca conocida pero que no fuera muy caro. En el momento me pareció que la caja estaba caliente, pero no le di mayor importancia. Pasé por caja y subí volando a casa para terminar de arreglarme para mi cita. Lo saqué de la caja y, al enchufarlo, juro que oí un murmullo extraño. Me recordó al ronroneo de Dama, mi gata, pero más profundo. Ajusté ligeramente los controles del aparato y presioné el botón. Nada. Parecía muerto. Incluso el ronroneo gutural se había apagado. Sabía que el enchufe funcionaba porque solía poner ahí a cargar el móvil mientras me duchaba, así que tenía que ser otra cosa. Comprobé el cable y la carcasa del cacharro y todo parecía en orden. Miré al interior de la boca del objeto mientras volvía a accionar el botón y vi una pequeña bola de luz que de pronto se convirtió en una enorme llamarada de un fuego amarillo verdoso. Todo ocurrió demasiado rápido y casi no pude reaccionar. Conseguí salvar la cara, pero prendió parte de mi pelo y la cortina de la ducha. Ahora estoy sentada en el suelo del baño con parte de mi preciosa melena chamuscada y no puedo dejar de temblar. Creo que ha emitido un rugido triunfal.


Esto me salió en unos quince minutos que nos dieron para escribir y tiene ciertos fallos, pero creo que quedó bien, ¿no? Probablemente es muy evidente, pero los conceptos que me tocaron fueron dragón y secador de pelo.

¿Qué os ha parecido?