Creatividad desbocada

No sé si a alguien más le pasa, pero mi vena creativa salta cuando le apetece y de pronto me encuentro dándole vueltas a una idea. Ayer me pasó volviendo a casa en coche desde casa de mis padres; buena parte del recorrido pensando en un medio de transporte que podría utilizar en alguna historia de fantasía, sin tener que ser necesariamente en la que estoy trabajando actualmente. Llegué a casa con muchas ganas de ponerme con ello, quería hacer dibujos y esquemas, pero vi que era muy tarde y decidí que mejor sólo tomaría nota de la idea y ya me pondría en otro momento (esta tarde, seguramente) con los dibujos y demás. Pensé que eso había sido todo, pero mi creatividad desbocada sólo estaba esperando su momento.

Momento que suele coincidir con aquellos en que estoy más relajado: conduciendo*, en la ducha o metido en la cama esperando a quedarme dormido. Así que, después de más de media hora de encontrarme escribiendo mentalmente dos escenas de la historia en la que estoy trabajando, decidí levantarme a por el portátil para dejarlo todo por escrito, pues sabía que la única manera de poder quedarme dormido era trabajar en eso que mi musa había decidido implantarme (a lo Inception/Origen) en la cabeza.

Normalmente, estos momentos de creatividad sin control suelen ser menos intensos: se me ocurre una idea para algo, la anoto y ya. Pero en este caso estaba escribiendo escenas en mi cabeza. Sólo espero que con práctica acabe cogiendo el hábito de escribir y pueda controlar un poco más cuándo utilizar la creatividad, en lugar de ser mi musa la que imponga los horarios.


*Relajado en cuanto a pensar. Conducir por Madrid es una de las actividades menos relajantes que se me ocurren. Y tengo bastante imaginación…

Deja un comentario